Preocupados los cayeyanos debido al mal olor el agua de la AAA

Redacción La Cordillera NOTICIAS
El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, exhortó a los residentes de la zona urbana de la ciudad que por lo pronto, se abstengan de consumir el agua de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) ante los problemas que se han ido experimentando, donde se ha reportado que el líquido que sale por las llaves está maloliente y contaminado.
“Estamos ante un posible problema de salud pública y por eso estamos exhortando a los abonados de la AAA que se abstengan de usar dicha agua y esperen a que se normalize el servicio”. Las reacciones de los ciudadanos no se han hecho esperar por medio de las plataformas cibernéticas Cayey Ciudad Verde, dando fe de la situación que se experimenta en varias comunidades.
Por ejemplo, Sherill Rodríguez, residente del Mirador Echevarría, relata que en su casa el agua sale con fuerte olor a cloro y un color azuloso. “Así es que sale por el fregadero, no me atrevo a usarla”. De igual manera, Daisy Suárez reporta un fuerte olor a cloro. La situación se agrava porque durante mucho tiempo, varias comunidades cayeyanas han estado clamando por un servicio consistente de la AAA. Así lo asegura en las redes sociales Yoliann Santiago, quien asegura que “de siete días de la semana, dos estamos sin agua”. Denisse Olmeda, residente de Villa Verde perdió la presión del agua y desde entonces están sin agua.
En la mañana del pasado lunes, la corporación pública anunció que las brigadas en su área operacional detuvieron preventivamente la entrada de agua cruda a la planta de filtros Cayey Urbano. “La entrada de agua cruda de la planta de filtros Cayey Urbano fue detenida de forma preventiva tras percibir problemas en el cuerpo de agua receptor, por lo que se movilizó personal a recorrer la toma de aguas crudas”, señaló el supervisor Joel Sepúlveda Sánchez.
Los problemas de la inconsistencia en el servicio de la AAA en Cayey datan de años, y se han ido agravando ahora cuando es más necesario es el servicio eficiente de agua potable para combatir los estragos de la pandemia del Covid-19. Por ejemplo, en el pasado mes de mayo, vecinos del Barrio Jájome Bajo reportaron la angustia de saber cuándo tendrían el servicio.
Margarita Díaz Rodríguez, de 65 años, relata que en ocasiones están hasta tres días sin agua, “y si por ejemplo llegara mañana miércoles, cuente y jure que para este viernes estamos a secas. Yo llevo viviendo como 25 años en este Barrio Jájome Bajo y las ganas que le dan a uno es recoger e irse. Mire, aquí no se puede ni lavar ropa, porque si la máquina lava, no se sabe si tendrá agua para enjuagar. Uno lo cuenta y nadie lo cree”, relató la vecina.

PUBLICIDAD